Novedades

Se preocuparon tanto por el juego, que no vieron cómo el mundo digital adelantaba por la derecha

09/05/2018 FUENTE: TODOELJUEGO.COM vía lazaron.es

Se preocuparon tanto por el juego, que no vieron cómo el mundo digital adelantaba por la derecha

Explosión de salones, oferta sobredimensionada, menores apostando, auge de casas de apuestas, jóvenes en situación de riesgo… Lo estamos leyendo casi a diario, y tanto se está poniendo el foco en estas cuestiones que se está obviando el verdadero problema que nos viene encima: las aplicaciones digitales y la tecnología. Los que fueron visionarios años atrás, también lo son ahora.

La tecnología digital es una necesidad moderna. Los videojuegos, la televisión, la radio, el telégrafo e, incluso, la letra impresa, revolucionaron la sociedad por sus efectos en la cultura, el conocimiento, la creatividad y las emociones. Sin embargo, con las aplicaciones digitales es diferente, porque se apoyan en algoritmos seductores. El problema de esta adicción es, además, que no se puede retirar la sustancia que engancha, por que todo el mundo usa esta tecnología”. Así se expresaba, en una reciente entrevista, Adam Alter, profesor de marketing en la prestigiosa Universidad de Nueva York (EE UU). En esa misma entrevista, Alter también mencionaba el hecho de que muchos ejecutivos de Silicon Valley (el pasado mes de noviembre se supo el caso de Sean Parker, uno de los primeros inversores de Facebook) mandan a sus hijos a estudiar a colegios libres de tecnología. Steve Jobs, fundador de Apple, y Evan Williams, padre de Blogger y Twitter, también actuaron de forma similar con sus hijos.

¿Por qué lo hicieron? Según analiza Alter en su libro Irresistible (editorial Paidós, “lo hacen porque saben, de primera mano, que las tecnologías consiguen robar el tiempo, y la atención, de los usuarios, impidiendo que estos puedan gestionar su propia vida”.

UNA ADICCIÓN CON NOMBRE PROPIO

El doctor Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra y Director de Grupo Doctor Oliveros, ha visto pasar, por su consulta, a muchas personas “sobre todo adolescentes y adultos jóvenes” afectados por esa adicción de la que habla Adam Alter “y a la que se suele llaman vamping, un término inventado por adolescentes de los EE UU que, con el hashtag #vamping, empezaron a subir fotos a las redes sociales. La palabra se formó juntando los vocablos en inglés vampire (vampiro) y texting (literalmente, escribir mensajes de texto en la pantalla del móvil). Todo tiene una explicación… y este maridaje de vocablos no es una excepción. El doctor Oliveros la aporta “los jóvenes aprovechan la nocturnidad para poder estar con sus amigos, sin que nadie les moleste, sin reglas. Esto les atrapa”.

¿SOY UN ADICTO A LAS PANTALLAS?

No consigo separarme de mi smartphone o Tablet; estoy permanentemente conectado a redes sociales; lo primero que hago, al levantarme cada mañana, es entrar en Internet. ¿Si hago todas, o varias de estas cosas, quiere decir que tengo adicción a las pantallas? El doctor Sergio Oliveros responde: “Definitivamente, no. Para hablar de adicción tienen que cumplirse varios criterios, como son pérdida de control, padecimiento de problemas sociales o de salud y, sobre todo, que la persona manifieste sufrimiento”.

A la pregunta de cómo y por qué podemos convertirnos en adictos a las pantallas, y, en concreto a Internet, el doctor Oliveros tiene clara la respuesta “cuando entramos en Internet, encontramos todas las adicciones posibles. Internet tiene todo lo necesario para enganchar”. El propio doctor Oliveros, agrupa a los adictos a Internet en cinco tipos “estos están asociados a la dependencia al sexo, a las relaciones interpersonales, a las apuestas online, a la información y, por último, a los juegos (no de azar)”. Sobre este último elemento, habría que subrayar que, según los últimos estudios sobre la adicción a Internet, los juegos de rol multijugador masivos son los que tienen más posibilidades de crear dependencia. Además, apunta el doctor Sergio Oliveros “en el caso de los jóvenes, la adicción suele esconder una psicopatología subyacente, normalmente fobia social, trastorno obsesivo compulsivo o personalidad esquizoide”.

CÓMO CURARSE DE LA ADICCIÓN A LAS PANTALLAS

El primer paso, cuando se detecte un problema de adicción a las pantallas, es acudir a la consulta de un especialista. El doctor Oliveros explica que, ante este tipo de adicciones, el tratamiento será la psicoterapia cognitivo conductual: “el paciente deberá aprender a analizar el comportamiento propio, a minimizar los beneficios, a hallar otro tipo de distracciones, pero, sobre todo, deberá trabajar sobre las causas que le llevan a desarrollar ese comportamiento compulsivo. Hay que tener en cuenta que el contexto siempre es muy estimulante, por lo que tenemos que ayudar al paciente a identificar cuando aparece ese comportamiento”.

Para el doctor Oliveros es especialmente importante tener claro, a la hora de aplicar una terapia, que la adicción es una manera de gestionar el estrés “por esta razón, además de hacer un estudio sobre el consumo, y el contexto de ese consumo, también será importante centrarse en el estado emocional de la persona”. El psiquiatra Oliveros abunda en que “este tipo de psicoterapia da la oportunidad, a la persona que sufre la adicción, de desarrollar una estrategia que le permite manejar tanto el estrés como las relaciones con su entorno”.

TODOELJUEGO.COM vía lazaron.es